Step

On 17 octubre, 2017 by Carlota

 

El anciano se detuvo perplejo frente al cristal. Al otro lado, un grupo de hombres y mujeres sudorosos se aferraba a unas pesadas mancuernas mientras subían y bajaban, una y otra vez, de un peldaño ergonómico.

Leyó un cartel en la fachada que decía “Apúntate por tan solo 80 euros al mes.” y calculó que eso debía de ser, por lo menos, una sexta parte de su pensión.

Entonces, comenzó a sentir el enorme peso de la compra y el dolor lacerante de la carga dejando marcadas las asas de las bolsas en sus dedos. Recordó que aún quedaban tres manzanas y cinco pisos de escaleras para llegar a su casa. Sin ascensor.

Suspiró y continuó su camino.

 

Carlota García Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.