El día en que murió Chiquito.

On 15 noviembre, 2017 by Carlota

Si he de ser completamente sincera, a mí Chiquito nunca me ha hecho gracia. O al menos, no directamente. Supongo que soy de esas personas con un sentido del humor un tanto austero. Qué le vamos a hacer. Y es curioso porque, sin embargo, Chiquito lleva presente en mi vida desde hace más de trece años, los mismos que hace que comparto mi vida con R: mi amigo, mi esposo, mi compañero, el padre de mis dos perros.

Cuando estoy triste, cuando me enfado, cuando algo sale mal, R se pone frente a mi, se encoge, aprieta los dedos de una mano y me dice ” Jarl “. Yo le miro seria y él continúa diciéndome “Eres una pecadora de la pradera. ¿Te da cuen?” “A candemor e nar.” y repite “Jarl“. Entonces yo me río, con una carcajada larga y sonora. Mi marido es un hombre adusto  y verle en semejante actitud es absolutamente desternillante. Luego, R me abraza y me dice “¡Venga Neni!” (que así nos llamamos cariñosamente en casa). “Dí Jarl“. Y yo, que tengo un sentido del ridículo terrible, me descubro de pronto encogida como él, apretando los dedos y diciendo entre risas “Jarl” una y otra vez, los dos juntos, seguidos de otros tantos “No puedor” y mientras ambos damos pequeños y extravagantes saltitos.

Es curioso como alguien puede llegar a formar parte de tu vida casi sin que te des cuenta. Porque hasta el sábado, yo tan solo veía en sus chistes, en sus gestos, en su acento y en cada uno de sus palabros algo ajeno y absurdo, y ahora que no está y que reflexiono en torno a ello, siento que gracias a él, R y yo hemos visto fortalecida nuestra relación, nos hemos hecho cómplices antes las adversidades, hemos intimado hasta perder el miedo a hacer el ridículo, hasta perder el sentido entre carcajada y carcajada. Y todo gracias a un humor sencillo y cercano que el cómico supo hacer llegar a nuestros hogares tan discretamente como se ha ido.

Chiquito era tan grande que encontró la manera de hacer reír hasta aquellos a los que no nos hacía gracia.

Carlota García Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.