Arte

Culturetas.

post image

Me ronda la cabeza en estos días, a raíz de una experiencia inesperada, la arrogancia con la que muchos proclaman laconismos tales como “Me gusta el arte”, “Me gusta la música”, ” Me gusta el cine” o “Me gusta la literatura”.

Por ejemplo. Si a lo largo de tu vida solo has visto una exposición de Picasso (es casi imposible no haberlo hecho), otra de Miró y, pongamos que, otra de Dalí,  pero no sabes nada de la vida y obra de ninguno de los tres. Si en algún viaje has visitado algún que otro museo en el que simplemente … Sigue leyendo...

[...]

“Siempre, en algún lugar” de Paula Quintana

post image

Ayer por fin llegó el lunes. Los lunes son, para mí, el equivalente a los sábados. Cosas del trabajo. El caso es que los lunes mi mundo, el verdadero, ese que esconde, que atrapa la rutina, se abre camino. Otra realidad aflora. Una en la que lo sensible se impone a esa impronta de apatía que lo cotidiano cimenta a través del día a día, esa que nos convierte en simples autómatas. Tal vez por eso, ayer al caer la tarde, desde mi butaca, asistía desde la más absoluta complicidad al maravilloso espectáculo que la bailarina y coreógrafa Paula Quintana … Sigue leyendo...

[...]

Guernica.

post image

Entre el deleite y la aflicción recorría hace unas semanas “Piedad y terror en Picasso. El camino al Guernica”. No hay duda, debí de haberme informado mejor y no haberme dejado llevar por la emoción pueril de quien recorre una más de las excelsas retrospectivas del artista malagueño. La exposición, con la que el Centro de Arte Reina Sofía conmemora los 80 años de vida del lienzo, me hizo descender a los infiernos a través de los más infames demonios de la condición humana retratados por el implacable pincel del artista mientras me cautivaba con su inconmensurable talento artístico.

La … Sigue leyendo...

[...]

“FALLEN PRINCESSES” by Dina Goldstein: Ni príncipes, ni princesas.

post image

Nunca olvidaré la cara de mi abuela, la del juez de turno y la de algunos de los invitados cuando el día de mi boda aparecí ataviada con una camisola negra de algodón, medias rojas a juego con una boina de lana, unas merceditas y sin una sola gota de maquillaje. Llevaba meses diciendo que me casaría así, que no iría ni de blanco ni de novia pero, al parecer, este hecho había sido tomado a broma y eran muchos los que esperaban que finalmente apareciese cual princesa.  Sin embargo, ese día, como el resto, fui yo misma. Y yo … Sigue leyendo...

[...]

1 2 3